Impacto en la función de los músculos del suelo pélvico de un programa de entrenamiento específico incluido en el control habitual del embarazo y el posparto: ensayo clínico controlado no aleatorizado


Autores: Francisca Aliaga-Martínez, Elisenda Prats-Ribera, Mercè Alsina-Hipólito, Alejandro Allepuz-Palau
Sección: Artículo original
Revista: Matronas Prof. 2013; 14 (2) : 36-44
Palabras Clave: Alteraciones del suelo pélvico, ejercicios terapéuticos, incontinencia urinaria, atención primaria de salud, embarazo

Objetivo: Evaluar el impacto de un programa de entrenamiento de los músculos del suelo pélvico (EMSP) durante el embarazo y después del parto. Personas y método: Ensayo clínico no aleatorizado, abierto, en el que se evaluaron los cambios en la percepción de la incontinencia urinaria (IU) y la fuerza de los músculos del suelo pélvico (MSP). Se incluyó a las mujeres embarazadas controladas en dos centros de salud de Cataluña entre enero de 2008 y febrero de 2009, desde la semana 20 del embarazo hasta la 12 del posparto. La intervención constó de 3 fases: información, valoración y entrenamiento de los MSP. Como instrumentos de medición se utilizaron el tacto muscular vaginal (TMV) a partir de la escala de Oxford modificada, la perineometría y el ICIQ-SF. Resultados: Se incluyeron 55 mujeres en el grupo intervención y 55 en el control. Al comparar los resultados entre ambos grupos, se observó mayor fuerza muscular en el grupo intervención respecto al control, tanto medida a través del TMV (>3: 58,2 frente al 36,4%; p <0,01) como de la perineometría (máxima: 41,3 frente a 31,6 [p= 0,01]; tiempo de contracción: 11,6 frente a 9,4 [p= 0,01]). Sin embargo, no se observaron diferencias estadísticamente significativas en la percepción de IU, aunque los valores fueron mejores en el grupo intervención (ICIQ-SF= 0: 92,7 frente al 81,8%; p= 0,11). Conclusiones: El EMSP incorporado a la práctica habitual en el control del embarazo y el posparto mejora la fuerza de los MSP sin necesidad de visitas adicionales. La incorporación de los EMSP por parte de las matronas de atención primaria podría contribuir a mejorar la calidad de vida de las mujeres después del parto.