Nutrición en el parto


En la mayoría de las mujeres, a medida que avanza el parto disminuye la necesidad de comer, pero no la de beber.

Durante el periodo de dilatación, en un parto normal o de bajo riesgo, no debería restringirse la posibilidad de comer y beber, ya que no está demostrada la justificación del ayuno durante el proceso de parto.

Si sientes estas necesidades puedes satisfacerlas. Lo más recomendable es que tomes bebidas isotónicas, zumo de manzana, agua en pequeñas cantidades, infusiones suaves y alimentos de fácil digestión, como fruta fresca, yogures…. en pequeñas cantidades; esto te aportará energía y bienestar.

De todas formas, consúltalo con tu matrona, ya que a veces las políticas asistenciales en algunos centros todavía no consideran esta posibilidad.